jueves, 26 de enero de 2012

"Residencia" versus "Sentimientos Familiares"

…….El ingresar a uno de tus mayores en una residencia, es duro…. Muy duro, tanto para ese ser querido, como para aquel que toma la difícil decisión. Hay que luchar tus propios sentimientos. Hay que ser fuerte ante los ojos que te miran implorantes, y hay que hacer oídos sordos ante aquellos que te dicen: “yo jamás lo abandonaría en una residencia” (esto es duro, es una puñalada trapera). Desde mi experiencia como familiar, aprendí dos cosas fundamentales: A CONFIAR Y A DESCONECTAR. Hay que confiar en el centro y sus cuidadores eso es importantísimo. Una vez se consigue esa confianza, hay que desconectar: cuando se sale por la puerta del centro, tras la visita, hay que vivir tu propia vida, y si ocurre algo, ya te llamarán. Los cuidadores JAMAS, van a suplir el amor que se les tiene como hijos, pero SI les van a dar UN CARIÑO que perciben estas personas que de repente vuelven a una infancia ya dejada hace décadas. Como dicen en la película “Y tú quien eres” (Antonio Mercero), “la afectividad, es el único lazo que les une a la vida”. Jamás me arrepentí de mi decisión, y fue uno de los momentos más duros que he vivido hasta ahora, incluso mucho más duro que el día que falleció. Creo, rectifico, estoy convencida, que los profesionales de la geriatría, están hechos de una pasta especial…… PILAR PONS (familiar)
Cuando vi el comentario que Pilar hizo respecto al post que publiqué sobre la Residencia, consideré que era la forma perfecta de introducir el tema de los sentimientos familiares que surgen al ingresar a un ser querido en una residencia, ya que Pilar, como protagonista de una historia real, nos cuenta su experiencia desde el corazón.
Por mi trabajo, diariamente veo a personas que acuden a la residencia con la intención de ingresar a su familiar. Son miles las razones que les llevan a tomar esta complicada decisión, pero generalmente, suele ser por necesidad. Llegados a este punto, los familiares por regla general, ya han pasado por varias fases, y éste es el último paso que les faltaba por dar. Es muy posible que la idea de ingresar a su padre o a su madre en una residencia, fuese una opción que nunca anteriormente se hubiesen planteado, incluso si unos meses antes alguien les hubiese planteado la opción de una residencia, les habría producido total perplejidad.
Pero llegado el momento, un día dejan a su padre o madre en el centro, los familiares se despiden cariñosamente de él y a continuación le dan la espalda saliendo por la puerta del centro. En ese mismo momento, es conmovedor ver la expresión de dolor en sus caras, y la angustia con la que se van. Se trata de una mezcla de dolor, pena, miedo y culpabilidad.
Dolor por no estar preparados para tomar una decisión tan dura, pena de sentir que abandonan a su familiar con personas desconocidas, en un lugar desconocido, miedo de haber tomado la decisión equivocada, miedo a no haber elegido el centro adecuado, miedo a que ocurra un accidente, miedo a que el familiar no apruebe la decisión, y lo peor, la culpabilidad…. “culpabilidad de no cuidar yo mismo de mi familiar”.
En ocasiones, esta angustia también viene desencadenada por sentirse arrastrado por una decisión que ha sido tomada por consenso familiar. A veces, son varios los hermanos y están todos de acuerdo con la decisión del ingreso, todos…. excepto uno, que con resignación acepta la decisión que ha tomado la mayoría. Sin embargo, este rechazo, este asumir la decisión del resto, es el que le va a crear toda la angustia a la que anteriormente me refería.
Este hermano nunca va a entender al resto, nunca va a encontrar un desahogo compartiendo sus sentimientos con el resto de sus hermanos, nunca va a sentirse comprendido por ellos, y nunca va a compartir la decisión que se ha tomado.
Hay personas que poco a poco, conforme van confiando en el centro y en su equipo de trabajo, conforme van observando que su familiar se integra y se siente bien donde está, e incluso tiene mejor aspecto, y conforme estas personas se van sintiendo más descansadas que antes de que ingresase en la residencia, conforme va rehaciendo la vida que estaba comenzando a quebrarse, a recobrar su tiempo personal, etc. poco a poco se va a desprender de la pesada cadena que es la culpabilidad.
Sin embargo, otras personas, generalmente por la falta de adaptación o de convencimiento a esta nueva situación, por su carácter, o por el tipo de lazo de unión con su familiar, va a llevar colgado el peso de esta cadena hasta el final.
¿Qué es lo que debe hacer en estos casos?
Para toda persona con sentimientos, ingresar a un familiar en un centro residencial es duro, y es inevitable que surjan los sentimientos negativos. Pero como antes he mencionado, poco a poco estos sentimientos deben ir desapareciendo.
Para poder ayudarnos, lo primero es confiar en el centro, para ello, hay que conocerlo desde dentro, convivir con nuestro familiar dentro de él. Hay que conocer la parte humana del centro, su estructura, sus trabajadores, conocer su forma de trabajar, sus cualidades y errores, convivir con el resto de usuarios, valorar como viven y como lo conciben. Conforme vayamos integrándonos en el centro, iremos aumentando nuestra confianza en él.
Por otra parte, es importante confiar a alguien nuestros sentimientos, nuestros miedos. En caso de no existir esta persona, sería interesante buscar un grupo de ayuda o incluso un profesional de la psicología. Seguro que el centro existe uno y está encantado de poder ayudar a quien lo necesite.
En caso de que nuestros sentimientos negativos se alarguen excesivamente en el tiempo, y se conviertan en algo obsesivo que está perjudicando nuestra vida social o familiar, en este caso deberemos buscar ayuda profesional.
En el momento que sintamos que el centro le está dando a nuestro familiar todo lo que nosotros no podemos, ya sea por falta de tiempo, de espacio o de conocimientos médicos; en el momento que vayamos a visitar a nuestro familiar con alegría y satisfacción, y conforme consideremos que la decisión de ingresar a nuestro familiar en el centro ha sido la mejor opción posible….. ¡Habremos conseguido superar nuestros sentimientos, ser objetivos y adaptarnos a la nueva situación!.

39 comentarios:

  1. Yo no lo hubiera descrito mejor. Además cuando los familiares ya han tomado la decisión o creen que lo han hecho y llega el momento y lo visualizan... Sus caras lo dicen todo. Pero a mi personalmente, me llena de satisfacción ver como ese gesto va cambiando conforme pasa el tiempo en muchos casos y llegan a relajarse y disfrutar de nuestro día a día. Buen relato.

    ResponderEliminar
  2. Estupenda la vision del familiar que has realizado Susana. Es bien cierto todos esos sentimientos que describes y que en una residencia se viven dia a dia con los familiares. Me uno al comentario de Cristina a cerca de la satisfaccion del trabajador al observar esa relajacion y disfrute.
    Añadir quisiera, lo positivo que seria para muchos familiares, el observar "por un agujerito" como suele decirse, a su mayor, y verlo en su nuevo entorno: sonriendo, tranquilo, realizando actividades, comiendo.... Cambiaria su vision.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que me ha parecido un texto acertado. Creo que los sentimientos de culpa de la familia cuando se toma la decisión de ingresar a un ser querido en una residencia son muy intensos y se suelen recordar durante tiempo. Me ha gustado especialmente como, empezando por el texto de Pilar Pons, elaboras sobre estos conceptos. Felicidades a los dos. Josep de Martí. director de inforesidencias.com, portal sobre residencias de 3a edad

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que me ha parecido un texto acertado. Creo que los sentimientos de culpa de la familia cuando se toma la decisión de ingresar a un ser querido en una residencia son muy intensos y se suelen recordar durante tiempo. Me ha gustado especialmente como, empezando por el texto de Pilar Pons, elaboras sobre estos conceptos. Felicidades a los dos. Josep de Martí. director de inforesidencias.com, portal sobre residencias de 3a edad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por sus palabras y me alegro enormemente de que le haya gustado el planteamiento de esta entrada.

      Eliminar
    2. Y cómo se les dice...somos cinco hermanos, y ninguno somos capaces de hablar con ellos. En este caso, son mis dos padres. Estoy llorando.

      Eliminar
    3. Y cómo se les dice...somos cinco hermanos, y ninguno somos capaces de hablar con ellos. En este caso, son mis dos padres. Estoy llorando.

      Eliminar
    4. Hola Isabel. Si ya habéis tomado entre todos los hermanos esa decisión, seguro que es lo mejor que habéis pensado para ellos. Tenéis que planificarlo todo juntos, hablar juntos con ellos, explicarles vuestras razones y animarles a probar.
      Debéis dejarles la puerta abierta para volver a casa si no les gusta, o para buscar otro centro, pero ellos deben al menos probar y valorar.
      Una vez prueben, y pasen esas primeras semanas de adaptación, estoy segura que estarán encantados de estar en un sitio donde están atendidos y acompañados.
      Es muy importante que estéis muy pendientes de ellos para que nunca tengan sensación de abandono, sino todo lo contrario. Que los saquéis los fines de semana, llevéis a los nietos, etc.
      De todos modos, seguro que el centro que habéis elegido tiene psicólogo, trasladarle vuestros miedos y seguro que os puede ayudará.
      Animo Isabel. Ya verás que al final es lo mejor para todos y no resulta tan complicado como lo estás viendo en estos momentos.
      Un abrazo.
      Susana

      Eliminar
  5. Que real lo que describís, os felicito por vuestras opiniones!
    Hace 15 días que mi madre ha ingresado en una residencia, totalmente dependiente por falta de movilidad en la piernas, con una cardiopatía grave y conectada a oxigenoterapia 24 horas. Me siento culpable, triste y mala hija, ella ha sido siempre y es una madre excelente.
    A raíz de su última hospitalización ya tuve claro que no podía seguir como hasta entonces con una cuidadora por las mañanas, requería atención 24 horas y profesionales médicos y lo que nunca pensé que tuviera que decidir, llegó.
    Ella me dice una y otra vez que es lo mejor que hemos podido hacer, pero yo no estoy tan segura, quizá sea lo más cómodo para mi?
    Deciros que he encontrado en el centro excelentes profesionales (también cosas que no funcionan, como en todos los sitios) y se que yo no podría haberla atendido como ellos, por falta de conocimientos, pero el sentimiento de culpa está ahí día y noche.
    Cierto también que hay comentarios de gente que te hieren profundamente y curiosidad malsana por todas partes y se ha de aprender a convivir con ello.
    Lo que no habeis comentado y yo siento, no se si alguien me comprenderá, es que un trocito de mi madre ya se me ha ido, la que estaba en su comedor haciendo ganchillo, leyendo, en su cocina preparando la comida, ahora todo es distinto, ella depende de los cuidados de los demás para todo y me entristece profundamente y lo siento como el principio de una despedida.
    Cada día voy a verla y cada día tengo necesidad de tocarla y darle besos y decirle que la quiero, porque es verdad y cada día me voy con culpa y pena por dejarla allí, aunque se que está bien atendida.
    Es, sin duda, la decisión más dura que he tenido que tomar en mi vida, quiero pensar que he hecho bien, quizá algún día pueda, no lo se...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, muchas gracias por tus felicitaciones Doremi Fasol.
      Entiendo perfectamente tus sentimientos, quieres a tu madre y no puedes evitar que la culpa te atormente. Debes entender que se trata de un sentimiento normal, nunca estamos preparados para tomar decisiones que nunca esperábamos tener que tomar. Lo que debes hacer es no permitir que ese sentimiento de culpa vaya tomando mas fuerza, sino todo lo contrario, debes debilitarlo.
      Tú sabes perfectamente que en las condiciones que esta tu madre, no puedes ofrecerle los cuidados que requiere. Por tanto, no la estas abandonando, simplemente estas delegando los cuidados de salud en profesionales, pero el resto puedes seguir haciéndolo tú. Puedes llevarla a pasear, a merendar, a casa los domingos, podéis jugar a juegos de mesa, cortarle las uñas, hacerle participe de tus sentimientos, de tus inquietudes...... Por lo que comentas, tu madre es consciente de la situación, y ella misma la aprueba. Deja que ella te ayude a desterrar la culpa, y sigue estando presente en su vida y ella en la tuya. El ingreso en un centro nunca debe conllevar un abandono, todo lo contrario. Nos permite estar mas descansados y relajados para disfrutar de nuestro familiar.
      Comentas que estas contenta con el centro y que has encontrado muy buenos profesionales en él. La elección del centro es muy importante. También lo es que confíes en esos profesionales y que les transmitas tus sentimientos, seguro que ellos podrán ayudarte.
      Y en cuanto al sentimiento que estas teniendo en cuanto a que poco a poco sientes como vas perdiendo un poco de tu madre, así es. Es la vida. Tu madre ya ha realizado todo su proyecto de vida, ahora está en el último tramo, en el que debería encontrar la Paz y la tranquilidad, aceptando esta etapa de la vida, al igual que tú.
      En cuanto a los comentarios ajenos, nadie debería juzgar a nadie porque nadie vice en su piel la realidad vuestra situación. Es muy fácil opinar desde fuera sin intentar ponerse en tu piel. Solo debe importarte tu opinión y la de tu madre. Olvida al resto.
      No te atormentes por la culpa, ese sentimiento no te sirve para nada. Confía en el centro y no dejes de participar en el día a día de tu madre.
      Mucho animo!!!

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Sentimiento de culpabilidad17 de julio de 2015, 16:48

    Al leer este blog me he sentido totalmente identificado ya que he vivido esta situación que describís en los últimos meses, hasta la semana pasada en que mi padre falleció. Os cuento:

    Desde hace años sufría diabetes, y con los años se le fueron sumando otras dolencias. Así hasta hace 3-4 años, cuando se le diagnosticó Parkinson con demencia que vino, entendemos, asociado a la enfermedad y a la edad (77 años).

    Fuimos pasando el tiempo, con mi madre cuidándolo en casa (es algo más joven) y los hijos ayudando en lo posible (estamos independizados). Con el propio deterioro de la enfermedad, mi padre fue perdiendo motricidad, aunque era llevadero; lo peor fue que fue perdiendo la cabeza cada vez más, ya que nos conocía, pero se desorientaba, no sabía buscar el baño y orinaba por cualquier sitio en la casa, etc...

    Y siguió la historia hasta que, a primeros de año, tuvimos que ir a Urgencias por un problema con el azúcar que, además, le hizo quedar muy rígido (quizá por el Parkinson). Decidimos, con los médicos de Urgencias, que quedase ingresado. ¿Fue una buena decisión? ¿Quizá esa rigidez se le habría pasado después en casa? Nunca lo sabremos, y es algo que nos atormenta. Pasó 2 semanas ingresado, pero en el hospital se agitó sobremanera; ya solía ponerse nervioso, pero allá empeoró.

    Tras darle el alta, fuimos a casa preocupados: el padre estaba con peor movilidad, agitado... pero no queríamos ir a una Residencia. Tanto es así, que a toda prisa compramos una cama articulada para poder atenderlo, y llegamos a coger a una chica para ayudar a mi madre a cuidarlo durante las horas del día. Pero, en 3 días que estuvimos en casa, vimos claro que no era posible tenerlo allá, ya que no tenía apenas movilidad y por su demencia apenas colaboraba... y precisamente esto último, la demencia, fue lo peor, pues estaba todo el día que no podía parar, no se quedaba bien en ningún sitio... pero tampoco podía andar... y lo peor de todo, las noches eran un caos ya que casi no dormía y pasaba toda la noche gritando y reclamándonos (mi madre y yo, dormíamos en la misma habitación que él, pero no le calmaba). Lo vimos claro, no íbamos a poder con él en casa, más que por el deterioro físico por el mental... si hubiese estado con la cabeza bien, podríamos habernos apañado, pero es que no era el caso... Así que, con todo el dolor pero también convencidos en aquel momento, decidimos ingresarlo en una Residencia cerca de casa.

    Allí ha estado estos últimos 5 meses, y bien atendido. Siempre hay cosas mejorables, pero en general el trato ha sido el correcto. Y lo más importante, casi todos los días hemos estado, mañana y tarde, visitándolo, tanto mi madre como mi hermano y yo; principalmente mi madre, que iba casi todos los días, pero también los hijos, que 4 ó 5 días por semana acudíamos a verlo, a sacarle a pasear (en silla ya que últimamente apenas podía andar)... nos fuimos acostumbrando a la situación.
    Ha sido así hasta que, hace un par de semanas, dio otro bajón en su estado de salud. No pensamos que se tratara de algo tan importante, pero 2 ó 3 días después dio otro (a raíz de una visita al médico especialista por otro problema), y ya quedó muy mal. A los pocos días nos dijo la médico que había entrado en fase terminal (increíble... nos cogió por sorpresa ya que aunque estaba cayendo no pensamos que fuese a ser tan rápido) y en 24 horas falleció... en la Residencia, rodeado por los 3, por su familia, pero en la Residencia.

    El sentimiento de culpabilidad es terrible: ¿hicimos bien metiéndolo en Residencia? ¿contratando a alguien 24h en casa quizá podríamos haber pasado sin ir a una Residencia? ¿no habremos acelerado su final al llevarlo allá en vez de haberlo mantenido en su hogar?
    Cómo será este sentimiento de culpabilidad, que no supera al dolor por su fallecimiento pero no anda lejos: desde hacía tiempo veíamos los problemas de salud que fue sufriendo el pobre, y de alguna forma vas viendo el final cada vez más próximo... aunque, insisto, nos ha cogido por sorpresa el rápido desenlace.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, muchas gracias por compartir tus sentimientos con nosotros. Estoy segura de que tus palabras ayudarán mucho a un montón de personas que están en tu misma situación.

      En cuanto a tus sentimientos..... ¡Qué difíciles son las decisiones que nos vemos obligados a tomar en circunstancias tan poco deseables!. Circunstancias para que las nunca estamos preparados.

      Desde mi humilde opinión, considero que la decisión que tomasteis en ese momento, fue la más adecuada. Teníais varias opciones, y entre todos elegisteis la que considerasteis más conveniente. Por lo que estoy segura de que no os equivocasteis.

      Cada familia, cada enfermo y cada enfermedad son diferentes, por lo que cada uno debe valorar un cúmulo de circunstancias, tomar decisiones y aceptarlas. Lo que opine el resto del mundo no debe importaros ni importunaros, ya que dicha opinión no comparte vuestras vivencias ni vuestros sentimientos, ya que más bien surgen de estereotipos y de formas de enjuiciar comportamientos ajenos.

      Yo considero que la enfermedad de tu padre ha sido una enfermedad complicada muy difícil de manejar en casa, sobre todo de la forma en que él lo requería.

      El ingreso en la residencia le facilitó los cuidados profesionales que vosotros no podíais ofrecerle. Y además, la residencia os ha ofrecido a vosotros lo más importante: el tiempo para compartir con él.

      La calidad de vida en un enfermo como era el caso de tu padre, sabes que es muy reducida, por lo tanto, plantearos si se podía haber alargado más esa "vida" no tiene sentido. Es algo que debéis de sacar de vuestras cabezas porque no os hacen ningún bien ni sirven para nada.

      Por último, te pido que hagas una pequeña reflexión: intenta ponerte en el lugar de tu padre, y piensa si estarías satisfecho de las decisiones de tu familia, si habrías querido algo diferente y si habrías querido alargar tu vida de algún modo.

      Analiza tu respuesta y acepta las decisiones que en su momento tomasteis. Castigarte ahora pensando si podríais haberlo hecho mejor no tiene sentido.

      Nunca habríais podido evitar ni la enfermedad de tu padre ni vuestro sufrimiento.

      Te deseo mucho ánimo!!!

      Eliminar
  8. Buenas tardes. Me hayo en la misma situación. Hoy mismo hemos internado a mi madre en una residencia. Tiene esclerósis multiple desde hace 11 años (ella tiene 53). Desde hace un año y medio todo a ido cuesta abajo:cambio de medicación(con el consiguiente tiempo de "lavado" sin tomar nada,3 meses), nueva medicación y ajustarse a ella, después el agosto pasado una crisis epiléptica (añadimos nueva medicación al combo) y ahora el pasado mayo ingresó por infección respiratoria y salió con una sonda gastrostómica para alimentarla porque no puede tragar.
    Mi madre es totalmente dependiente, lleva pañal, come gracias a la sonda, no habla, ni conoce...y en casa sólo somos ella, mi padre y yo. Mi padre no puede dejar su trabajo porque sino no podríamos vivir, yo me vine después de terminar con mis estudios en 2009 a casa a cuidar de ella. Ahora me veo sobrepasada, con 32 años veo que esto no va a mejorar, nunca he trabajado, el cuidado de mi madre cada vez es mayor porque ella ya no se puede ayudar...al final junto con mi padre decidimos que lo mejor sería el ingreso en la residencia. Es muuuuy duro tomar esa decisión, pero más duro es el momento de llevarla y volver a una casa llena de recuerdos. Mi única esperanza es que ella esté agusto, atendida y querida, porque yo voy a ir a verla todo lo que pueda. Pero, ha sido una decisión tomada correctamente? Cuánto dura este sentimiento que me ahoga por pensar que la he fallado? Podré algún día superarlo?
    Muchas gracias y besos. Gloria

    ResponderEliminar
  9. Hola Gloria. Gracias por compartir con nosotros tus sentimientos a raíz de una historia tan complicada como la tuya.

    Veo que eres muy joven, al igual q tu madre y al igual que tu padre. Estas cosas no deberían de pasar, pero lamentablemente os ha tocado a vosotros.

    Generalmente cuando ingresamos a nuestro familiar en una residencia es una persona mayor, una persona que ya ha disfrutado de su ciclo vital. Sin embargo, en tu caso no ha sido así. Tanto a tu madre como a vosotros se os ha arrebatado la vida.

    Tu madre a estas alturas ya no os conoce, y ahora solo necesita dos cosas: cuidados profesionales y el amor de su familia.

    Desde una residencia podéis conseguir ambos objetivos, y por eso habéis tomado esa dura decisión.

    Tanto tu padre como tú debéis seguir viviendo porque la vida es larga, y cuando se acabe la tu madre, os queda mucho camino por recorrer, por eso no podéis quedaros anclados en este momento.

    Visitad a tu madre todo lo que podáis. Acariciarla, habladle, contadle vuestro día a día..... Ella seguro que desde lo mas profundo os oye y os disfruta, y seguro que vosotros podréis liberaros de esa pena que no os deja vivir.

    Entiendo que la pena es doble, la pena por verla en el estado en el que está y la pena de sentir que le habéis fallado.

    Pero Gloria.... Sabes muy bien que NO le has fallado. Le has cuidado, le has querido, has renunciado a tu vida por ella...... Pero ya esta! Ahora es el momento de comenzar una vida nueva. Ahora hay que empezar una vida sin ella. Ahora debes empezar a vivir tu propia vida.

    Poco a poco irás confiando en los cuidados que le proporciona el centro, y poco a poco dejarás de sentir esa opresión en el pecho que te impide respirar.

    Te deseo mucha fuerza y mucho ánimo. Verás como poco a poco eres capaz de aceptar esta situación con paz y resignación.

    ResponderEliminar
  10. Hoy ha ingresado mi abuela en una residencia. Tiene demencia, necesita pañal, apenas puede andar y vivía sola hasta que hace un par de semanas la tuvieron que ingresar porque dejo de comer y estuvo un día en el suelo porque no podía andar, nosotros no podemos ir todos los días a su casa porque además vivía en otro sitio, a pesar de eso, de que su único hijo (mi padre) murió, incluso cuando teníamos claro que debía de ir a una residencia, hoy me ha destrozado dejarla allí, siento que me he desecho de ella, que le he quitado su vida y que no soy justa. No estaba preparada para sentir esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrea. Entiendo perfectamente como te sientes. Aun teniendo clara la idea de ingresar a tu abuela en un centro, es normal que llegado el día, te haya partido el corazón...... Es una reacción totalmente normal, es la misma sensación que tenemos cuando dejamos llorando a nuestro bebé en la guardería mientras nos vamos. Y aun así sabemos que es la decisión correcta, nosotros mismos nos decimos que es bueno para el, que debe socializarse y rodearse de niños de su edad.
      Pues en este caso es lo mismo. Lo terrorífico eran realmente las condiciones en las que estaba antes tu abuela. Una persona dependiente, aislada, en malas condiciones....... Sin embargo, ahora en la residencia está PROTEGIDA, esta acompañada, limpia, aseada y alimentada. Y vosotros como familiares podéis estar tranquilos, no como cuando estaba sola en casa.
      Lo único que tienes que hacer ahora para sentirte mejor y que ella no se sienta mal, es ir a verla todos los días que puedas. Escápate 5 minutos a medio día, o al salir de trabajar, dale un beso y recuérdale que sigues estando ahí. Que simplemente ella ha cambiado de direccion, pero tú sigues estando.
      Espero que pronto te sientas fuerte y valores que es la decisión más conveniente para todos. Un saludo.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por tus palabras y consejos. Reconforta que te entiendan. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Hola,mi madre lleva dos meses ingresada,desde las navidades en dos meses ha sido terrible el deterioro aunque llevaba muchos años diagnosticada de demencia.Primero tuvo dos chicas en casa para ayudarla y al final mi hermano se mudó dos meses a su casa(él no tiene hijos)para ayudarla hasta que ya no pudo más,iba a enfermar psicológicamente,noches sin dormir,mi madre agitada día y noche....
    Finalmente la ingresamos en un centeo de los mejores para personas totalmente dependientes,ella vive en su mundo,no sabe dónde está.Por lo menos se ha estabilizado y ya no está tan agitada,el problema es que de unos días para aquí cuando te vas a ir te persigue llorando y diciendo que se quiere ir contigo,aunque las cuidadoras nos dicen que en cuanto nos vamos ella se despite y se pone a otra cosa sin acordarse de que hemos ido.No sé si sonmomentos de lucidez,pero es terrible la sensación que te llevas a casa.

    ResponderEliminar
  12. Hola,mi madre lleva dos meses ingresada,desde las navidades en dos meses ha sido terrible el deterioro aunque llevaba muchos años diagnosticada de demencia.Primero tuvo dos chicas en casa para ayudarla y al final mi hermano se mudó dos meses a su casa(él no tiene hijos)para ayudarla hasta que ya no pudo más,iba a enfermar psicológicamente,noches sin dormir,mi madre agitada día y noche....
    Finalmente la ingresamos en un centeo de los mejores para personas totalmente dependientes,ella vive en su mundo,no sabe dónde está.Por lo menos se ha estabilizado y ya no está tan agitada,el problema es que de unos días para aquí cuando te vas a ir te persigue llorando y diciendo que se quiere ir contigo,aunque las cuidadoras nos dicen que en cuanto nos vamos ella se despite y se pone a otra cosa sin acordarse de que hemos ido.No sé si sonmomentos de lucidez,pero es terrible la sensación que te llevas a casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina. Gracias por compartir con nosotros tu sentimientos.
      Entiendo por lo que estás pasando. Qué duro es tomar la decisión de dejar a esa persona que tanto quieres en una residencia y qué duro cuando además te dice que se quiere ir contigo. Todo esto es normal, tienes que adaptarte a esta nueva situación, pero tienes que darte tiempo.
      Lo has hecho todo genial, has mantenido a tu madre en casa todo lo que has podido, y cuando has considerado que había que dar un paso mas, has buscado no cualquier centro, sino uno de los mejores.
      Ahora lo que tienes que hacer es confiar en el centro y en sus profesionales. Tú madre está en buenas manos, pero necesita que estés fuerte, que te repongas de todo lo que has pasado, que la visites, que salgas a pasear con ella, que le acaricies, que le hables, que le peines, que le pintes las uñas, que le sonrías....... Pero sobre todo que estés fuerte.
      Habla con el psicólogo del centro, seguro que te enseñará estrategias para poder sobrellevar esta situación. Habla con familiares del centro, seguro que hay un montón de gente que no conoces y que seguro que ha pasado por lo mismo que tú. Y sobre todo, visita a tu madre todo lo que puedas, obsérvala cuando llegues sin que ella te vea...... Podrás comprobar que se encuentra bien y verás que tú has tomado la mejor decisión.
      Date tiempo Cristina.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Hola,
    La verdad es que es reconfortante ver que los sentimientos de dolor y culpa son lógicos y normales y no eres un bicho raro.
    Yo también acabo de ingresar a mi madre en una residencia. En su caso no hay demencia, cognitivamente está perfecta. Tiene eso sí tiene casi 95 años una cardiopatía importante, problemas para andar y un problema de acumulación de cosas en casa arrastrado desde hace mucho tiempo que hacía imposible continuar en casa con ayuda sin antes vaciar en profundidad y aun así nunca estaría igual de atendida que en un centro. Además soy hija única y vivo en otra ciudad con horarios laborales muy malos.
    Estoy convencida de que he hecho lo mejor, con casi 95 años no puede, ni debe seguir sola. Ella también es consciente de ello pero no quita para que llore al pensar que no volverá a casa y a mí me produzca un sentimiento de culpa y tristeza brutal.
    Voy a verla cada 15 días son 300 km y yo también tengo que ocuparme de mi vida y mi familia y procuro hablar con ella por teléfono a diario. Lo curioso es que cuando hablamos la veo bien, animada, activa, apenas se relacionaba con nadie antes y ahora hasta ha hecho pandi. Afortunadamente en el centro donde está hay profesionales a los que conozco y eso me da tranquilidad.
    La segunda parte es la casa, la estoy vaciando y acondicionando para ponerla en alquiler, asumir el pago siendo hija única no siempre es fácil, y cada cosa que tiro me cuesta una angustia, siento que la estoy traicionando, que le estoy robando su vida y no puedo evitar ponerme a llorar.
    En definitiva sé que hago lo correcto y sin embargo me siento ruin.
    Espero que el tiempo y verla bien vaya mitigando esta sensación.

    ResponderEliminar
  14. Querida amiga, te aseguro que con el tiempo y viéndola tan bien como está, verás cómo poco a poco van desapareciendo esos sentimientos de dolor y culpa que ahora te acechan.
    Estoy convencida de que has tomado la mejor decisión. Es una decisión difícil pero seguro que es la mejor. Tu madre sola en casa con sus patologías y su elevada edad es una irresponsabilidad y una temeridad. Y tenerla en tu casa, con tu familia y vuestro ajetreado ritmo de vida..... es algo inviable. Ella necesita a su familia, pero también necesita estar con personas de su edad, y con profesionales que atiendan sus necesidades.
    Pero todo esto tú ya lo sabes, ahora solo te falta creértelo.
    Comentas que el centro donde está tu madre es un buen centro con buenos profesionales. Confía entonces en ellos y ten buena comunicación con ellos, cuéntales tus miedos. Y ve a ver a tu madre cuando puedas. Aprovecha esos ratos para relajarte con ella, que te
    cuente lo que come, lo que hace, lo que le gusta y lo que no. Fíjate cómo ahora está acompañada, entretenida, y además atendida y cuidada las 24 horas del día.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por compartir vuestras vivencias. Yo soy hija única,hasta ahora estaban con una persona en casa las 24 horas, pero llegó el momento que no puede ser, mi marido y yo estamos enfermos. Tenemos 58 años y mi papá tiene una infección en riñón y orina que llevamos 3 meses ingresando en el hospital con índices de glucosa de 500, tiene degeneración macular, ya no anda.
    Mi madre está también en silla de ruedas, con oxígeno y cardiopatía.
    Se que hay van ha estar super cuidados. Mi papá ya ha tenido una crisis de glucosa y la han resuelto fenomenal.
    Pero no se porque me siento tan mal, es tan duro
    Les veo tan indefensos....
    Gracias

    ResponderEliminar
  16. Hola hablo desde Argentina. Hace unas 2 samanas internamos a mi madre de 77 años somos 2 hermanas. Yo soy soltera y vivo a 100 km y trabajo todo el dia ... siempre todos los fines de semana iba a cuidarla yo asi la cuidadora descansaba. Mi hermana es madre sola con 2 niños y ayudaba como podia.... de las compras ... higiene... medicacion me hacia cargo yo pero ella hecho a dos de las personas q la cuidaban ... decia q ella podía sola ...padece de demencia , parkinson, y ultimamente una fracturA de hombro. Tiene ciertos delirios... pero mas o menos se manejaba hasta la caida. Hasta hubo q llamar a la policia por q se encerro..... yo faltando al trabajo permanentemente... y bueno la hicimos ver con el neurologo y psiquiatra y nos dijo q era la mejor opcion y se nos recomendó un lugar... la llevamos convencida de q era lo mejor aunque a mi me dolia el alma.. y alli ella empieza a arrepentirse y no desea quedarse pero luego acepta .cdo l vamos a saludar no lo hizo. Y luego por indicacion medica la hemos llamado y llora y me dice q la saque pero cdopregunto al medico encargado me dice q esta bien conversa y duerme... esta en su periodo de adaptacion por eso. Nos dicen q con ella esta durando un poco mas ... q tiene un caracter especial ... en finnnn yo he tenido q consultar con un psiquiatra y me han medicado por q no puedo estar del dolor q siento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patri. Entiendo que te encuentres mal por el hecho de haber ingresado a tu madre en un centro, es una decisión muy difícil y que causa mucho dolor. Imagino que no puedes evitar sentirte culpable por el hecho de no poder cuidarla. Tus sentimientos son normales, pero debes entender que has hecho lo que debías. El deterioro de tu madre es progresivo, en caso de continuar en casa, cada día sería más complicado para vosotras poder atenderla, os acabaría afectando a nivel físico, psicológico e incluso a vuestras relaciones familiares. Por el contrario, en un centro atendida por profesionales, es el mejor lugar donde puede estar. Tú puedes visitarla todo lo que puedas y colaborar con el centro para facilitar su integración y conseguir que se encuentre como en casa. Dentro de unos días, cuando esté adaptada, llévala en una silla de ruedas a dar un paseo, a ver a sus nietos, de compras.... que ella vea que su vida no ha cambiado y que continuáis estando pendiente de ella.
      En cuanto a lo que comentar sobre la adaptación, te diré que con el tiempo todo el mundo acaba adaptándose, pero hay que darle un margen entre 3 o 4 semanas, ahora todavía es pronto para que se sienta bien. Eso sí, seguro que tú necesitas más tiempo. Tú necesitas confiar en el centro, ver que realmente está atendida y además seguro que también verás que está más estimulada y entretenida que en casa. Necesitas darte tiempo, hablar mucho, sobre todo con los profesionales del centro. Busca familiares que ya hayan pasado por lo que tú estás pasando, seguro que pueden ayudarte. Espero que poco a poco te vayas encontrando mejor, no olvides que no abandonas a tu madre, simplemente la cuidan profesionales, pero tú puedes estar pendiente de ella tanto o más que antes.
      Espero que poco a poco cambien esos sentimientos de dolor que tienes y se vayan transformando en paz y serenidad para continuar afrontando la enfermedad de tu madre. Saludos y mucha suerte.

      Eliminar
    2. Hola. Tengo mi madre de 56 años con Parkinson del tipo de Rigides, lleva 6 años enferma y desde hace un año que ella empeoró, comenzó tambien con ataques de panico y algunos episodios de demencia no tan graves.Esto a afectado a toda la familia, al principio nos organizamos con mi hermana para cuidarla, ella en la mañana y yo eb la tarde, ambas tenemos hijos, un hogar y trabajo que hacer. Mi hermana, quien tiene su casa al lado de mi mamá era quien mas la cuidaba pero ya no quiere hacerlo pues mi madre la canso pues la llanaba a la madrugada para que la lleve al baño y no le daba respiro , no la dejaba descansar y esto ocacionó problemas a su vida e hijos. Yo tengo 32 años,dos hijos, uno de 4 años y un bebé de 4 meses, un buen matrimonio y por ese lado soy muy feliz, pero ahora he quedado sola con mi madre, ella vive lejos, todos los dias debo tomar a mis niños,quienes no pueden llevar una vida normal, ni siquiera jugar bien con sus amiguitos porque siempre hay que cortar el juego y salir para la casa de mi mamá. Me duele mucho tener que obligar a mis hijos a llevar esta vida. Llego a casa tarde y mi esposo tolera en silencio mis falencias como ama dw casa. A mi casa no me la puedo traer. Mi padre, a pesar de que están separados hace 20 años, la ayuda económicamente y gasta fortunas en medicamentos y empleadas para que atiendan a mi madre, quien aveces no quiere que la empleada la ayude y llora a gritos para que alguno de nosotros la aetienda (aunque la empleada es muy amorosa). Ya no damos mas! No sabemos que hacer. Todos hemos sacrificado nuestras vidas incluso hasta mi padre que esta separado la esta cuidando por turnos. Hemos pensado en ponerla en un hogar, pero es joven como para estar entre ancianos, ademas, hay momentos del día en que está super bien, pero otros en que necesita ayuda permanente. Por las noches si está sola llama a mi padre llorando, y el me reclama a mi. Ahora estamos probando una empleada 24 horas (cama adentro) pero mi madre reclama nuestra atención. Nunca fue una exelente madre y hay cosas que marcaron nuestras vidas, aunque yo no los tengo en cuenta, mi hermana guarda rencores, y nos está consumiendo la vida. Ayuda! Diganme algo porfa! gracias.

      Eliminar
    3. Hola. Tengo mi madre de 56 años con Parkinson del tipo de Rigides, lleva 6 años enferma y desde hace un año que ella empeoró, comenzó tambien con ataques de panico y algunos episodios de demencia no tan graves.Esto a afectado a toda la familia, al principio nos organizamos con mi hermana para cuidarla, ella en la mañana y yo eb la tarde, ambas tenemos hijos, un hogar y trabajo que hacer. Mi hermana, quien tiene su casa al lado de mi mamá era quien mas la cuidaba pero ya no quiere hacerlo pues mi madre la canso pues la llanaba a la madrugada para que la lleve al baño y no le daba respiro , no la dejaba descansar y esto ocacionó problemas a su vida e hijos. Yo tengo 32 años,dos hijos, uno de 4 años y un bebé de 4 meses, un buen matrimonio y por ese lado soy muy feliz, pero ahora he quedado sola con mi madre, ella vive lejos, todos los dias debo tomar a mis niños,quienes no pueden llevar una vida normal, ni siquiera jugar bien con sus amiguitos porque siempre hay que cortar el juego y salir para la casa de mi mamá. Me duele mucho tener que obligar a mis hijos a llevar esta vida. Llego a casa tarde y mi esposo tolera en silencio mis falencias como ama dw casa. A mi casa no me la puedo traer. Mi padre, a pesar de que están separados hace 20 años, la ayuda económicamente y gasta fortunas en medicamentos y empleadas para que atiendan a mi madre, quien aveces no quiere que la empleada la ayude y llora a gritos para que alguno de nosotros la aetienda (aunque la empleada es muy amorosa). Ya no damos mas! No sabemos que hacer. Todos hemos sacrificado nuestras vidas incluso hasta mi padre que esta separado la esta cuidando por turnos. Hemos pensado en ponerla en un hogar, pero es joven como para estar entre ancianos, ademas, hay momentos del día en que está super bien, pero otros en que necesita ayuda permanente. Por las noches si está sola llama a mi padre llorando, y el me reclama a mi. Ahora estamos probando una empleada 24 horas (cama adentro) pero mi madre reclama nuestra atención. Nunca fue una exelente madre y hay cosas que marcaron nuestras vidas, aunque yo no los tengo en cuenta, mi hermana guarda rencores, y nos está consumiendo la vida. Ayuda! Diganme algo porfa! gracias.

      Eliminar
  17. Hola Andrea. Qué duro tiene que ser por lo que estáis pasando toda la familia! Cómo lo siento, de verdad. Imagino que todo esto os está destrozando a todos: evidentemente a tu madre, pero también a tu padre, a tu hermana, a ti y evidentemente a vuestras familias.

    Tu madre es muy joven, y lo que le ha tocado sufrir es muy duro. Además a vosotras como hijas os ha tocado sufrirlo en una época muy complicada, con niños pequeños que necesitan vuestra total atención.
    Espero poder ayudarte un poco con mis palabras.

    En primer lugar me gustaría saber si actualmente estáis en alguna asociación de Parkinson en vuestra localidad. Considero que estas asociaciones hacen un trabajo muy importante tanto con el enfermo como con sus familiares, ya que ofrecen información y atención profesional, consejos, y además y lo más importante, os dan la oportunidad de conocer otras personas y familias en circunstancias similares a las vuestras. Por tanto, si todavía no sois socios, te aconsejo que busques una próxima a tu localidad y te pongas en contacto con ella.

    En segundo lugar, creo que es importante que paséis a otro nivel en cuanto a los cuidados y atención de vuestra madre. Hasta ahora habéis estado todos muy pendientes de ella, habéis gastado vuestro tiempo y esfuerzo. Pero ha llegado el momento en el que y no debéis continuar así. Tu madre necesita cuidados profesionales, y vuestras vidas y vuestras familias os necesitan a vosotras. En estos momentos necesitáis que profesionales cuiden de vuestra madre y vosotros tengáis tiempo para visitarla todo lo que podáis. Necesitáis estar descansados y fuertes para poder ir adaptándoos a la evolución de la enfermedad.

    No te preocupes por el hecho de que sea un centro con personas mayores. Lo importante es que tu madre esté bien atendida y vosotros podáis visitarla a menudo. Podríais empezar llevándola a un centro de día. Podría pasar allí el día y volver a dormir a casa por las noches con una cuidadora.

    Conforme vaya evolucionando la enfermedad y vosotros estéis más conformes, buscad un centro donde este todo el día.
    Andrea, esta situación está afectando a vuestras familias y ellos no tienen porque sufrir todo esto, es importante que empieces a buscar un centro cuanto antes. Hazlo por todos, por tu madre también.

    Me comentas cosas ocurridas en el pasado. Olvídalas! Ya pasaron y nunca hay que guardar rencor. Es tu madre y seguro que quieres hacer las cosas lo mejor posible para todos, sin pensar en como lo hizo ella. Todo esto te hace daño.

    Te deseo mucha suerte, y mucha fuerza para poder ir tomando decisiones conforme va progresando la enfermedad de tu madre. Cuídate tú para poder cuidar mejor y cuida a tu familia, que te necesitan.
    Espero haberte ayudado un poco.

    Un abrazo Andrea.

    ResponderEliminar
  18. Hoy he dejado a mi padre, después de diez años de estar enfermo,deterioro lento cognitivo. Hasta hace una semana era bastante manejable, pues podía caminar, se le ayudaba poco al bañarse, caminaba, alguna vez se orinaba a pero no era diario.
    Al empezar hace años le dio la especie de demencia con brotes psicóticos, tiene un gran tratamiento psiquiátrico que también lo ha dejado durante todos estos años muy flojo y sus efectos secundarios también, aparte esta operado del corazón hace veinte años.El te reconoce, te habla,tiene alguna conversación,corta pero lógica, está el 50 por ciento del día lucido. Lo que pasa es que le costaba lo suyo subir escaleras, caminar y levantarse. Pero incluso se bañaba solo sentado vigilado. Entre mi madre y yo, hemos intentado cuidarlo.Yo he echado mi mano, pero al caer enferma con fibromialgia aguda, y hemorragias junto con espondilitis, soy muy joven, se limitó mi ayuda. Pero aún así, creo que aliviada a mi madre lo que podía. Además mi padre ha sido muy bueno de llevar. Cuando me he quedado en casa de ellos han sido meses,otras veces semanas, le decía a mi madre que se fuera de viaje, que tuviera ratos de ocio, y así hacía. Quitaba de mi tiempo y de salidas para que ella fuera a fiestas cenas, y lo que surgiera. Yo estaba en paro y bastante enferma no lo sabía nadie excepto mis queridos que me decían que no sabían como resistía. soy amanda, debajo sigo escribiendo

    ResponderEliminar
  19. Con tan mala suerte que caí aun más enferma y casi me lleva unas anemias mantenidas a lo largo de cinco años con transfusiones y riesgo vital, bastantes cirujías desastrosas, una a vida o muerte muchos dolores físicos que no se iban ni con morfina. En ese tiempo mi madre no quería sino cuidarlo el, no quería ni centros de día, ni cuidadoras, aún así el era fácil de llevar,como un niño obediente, y ella no perdía sus ratos de ocioDos años después a él le da un ictus, se recupera,no hubo ni ingreso, solo urgencias y observación. Mi hermano trabajando. En eso se me va complicando con neuralgias del trigémino, y más complicaciones de huesos, y yo queriendo trabajar, para no perder dignidad y no me salía nada. Mi pareja me decía que a dónde iba yo si estaba muy malita, que estaría todo el tiempo de baja. Me daba igual Sólo quería actividad dignidad y ayudar y conseguir cositas como toda chica joven de siglo XXI. Me operaron a vida o muerte al año siguiente, me quedé sin la opción de ser madre. Al mes de recuperarme del postoperatorio me entero de que el oncólogo negligente de mi madre, dice que de lo que ella se quejaba no era psicológico al final y era un carcinoma in situ. Una recidiva que no había aparecido en doce años, ella estaba curada. Me cayó todo esto como una loza,taquicardias me despertaban durmiendo,lágrimas,los ahogos.No dormía pensando en ellos, y en cómo ayudar. (A pesar de que mi padre fue mi maltratador y violento, y me humillaba en la calle delante de gente o familiares, era bipolar desde adolescente pero ningún familiar suyo se dio cuenta y lo tachaban de histrionico pesado. Recuerdo que una tía se entero de todo y se ofreció a sacarme de esa casa, yo no podía aceptar,era una cría,pensaba que la manera de Ayudarme la tenia mi madre,ella le tenía pánico,no me rescatada de sus palizas, ni de sus locuras. Venía después de las palizas a traerme tilas. Mi abuela, con ochenta años, se enfrentó a el a salvarme de sus garras)la decisión la tenía mi madre nunca se divorció por religión católica y qué dirán,según sus palabras, eso todo fue niñez, adolescencia y juventud,al ser primogénita, me lo lleve caí todo yo, hice de paraguas a mi hermano. Que era mi amigo. Sin embargo no recuerdo que el me defendiera contra mi padre.una vez,yo no estaba.)Mi madre cuando le diagnosticaron la enfermedad seguía obstinada en que ella lo cuidaba, yo me quedaba meses con ellos, y mi pareja, a ayudar. Yo mucho dolor aguanté, una vez me dio una migraña tan fuerte con ellospensé que era un ictus, me encerré en el baño y me tuve que bañar con agua hirviendo, rezaba para que no se dieran cuenta, puesto que me dan parestesias y, pierdo la visión. En 4 años de su cáncer no hubo una temporada tranquila para mi, vivía entre enfermedades, y no veía salida. Mi madre me pagaba el estarme con ella y ayudarla con ponerme verde por detrás con dos miembros de mi familia, le daba igual que yo estuviera al lado. Esto no es debido a su tratamiento, cogio esa manía desde mi adolescencia, yo no le había hecho nada, solo quererla,

    soy Amanda

    segunda parte`-

    ResponderEliminar
  20. incluso una vez que el quiso incapacitarme saliendo de la adolescencia debido a una enfermedad por una negligencia médica. Yo no entendía nada)En el presente se mantuvo el dilema, yo después operada de huesos tenía que rehabilitarme en fisioterapia y más cirujías. Mi pareja me echó una mano. A todo esto mi madre está muy entera, sigue sus rutinas, y yo la intento aliviar. A pesar de todo.Mi padre, perdió como movilidad, pero luego se recuperaba, venían limpiadoras y cuidadores que lo paseaban,. La situación aunque muy difícil se sostenía. El cáncer de mi madre es crónico no mortal,y ella hace vida relativamente normal. Lo raro es que la familia excepto una no la venía a ver, cosa que ella me contaba, y ella iba a visitarlos a todos a pesar de sus problemas, nuestros problemas.Repito,no entiendo nada,Un mal sueño del que no despierto.Bueno pues esta semana a mi padre le costaba levantarse del baño. Hacía dos semanas que lo dejé "bien" en casa, algún achaque del que se recuperaba, algún escape de esfinteres, pero nada grave y continuó. Y de repente le da estreñimiento. Si no se soluciona.Pero no sabíamos que lo tenía, solo que le costaba levantarse del water media hora, y luego más tiempo.Lo demás bien, comia, caminaba, hasta le quité el bastón en casa, lo dejé espabilado. Pero en 48 horas le empezaron a dar como lipotimias en el baño, y estaba más parado, le costaba bajar las escaleras sin ayuda, temblaba, hasta que decidieron llevarlo a urgencias mi hermano y mi madre.Y fuimos los dos hermanos, con el estuvimos varios días interminables en la sala de espera sin noticias. Mi madre se quedo en casa.desbordada solo quería ingresarlo, yo le sugería que esto era pasajero, que empezará de a poco con cuidadoras en casa, que yo retrasaría mis terapias rehabilitadoras, que activaramos centros de día como le dije hace diez años, ya estaba en lista desde hacía meses, ella, no quería, mi hermano se asustó de ver a mi padre así, no estaba acostumbrado a verlo con esas crisis, y decidió un centro también. Yo imaginaba que al resolverle el problema quetenia esa semana, volvería a ser el. Así fue, tenia obstrucción por estreñimiento y eso es incapacita te y doloroso, pero el no se quejaba. Le resolvieron el problema y me dijo el medico que lo demás estaba bien, y lúcido. Dentro de un limite pero que se enteraba de todo. Le hicieron mil pruebas. Vi como se levantaba de la cama y silla, a pesar de todo, caminaba un poco, yo para mis adentros y lo decia, veía excesivo un centro de mayores.Pero era minoría. Hoy lo dejé, mi hermano y yo, y los dos destrozados, a pesar de haber sido un maltratador conmigo y un par de rachas de humillaciones con el. Me pedía que lo llevara a casa, me imploraba que cuando nos iba mos después de el cenar en el centro.
    Esta es su primera noche.Y yo no he parado de llorar,5 de la mañana. Hasta me ofrecí estos años de traermelo a mi casa para que aliviara mi madre.Yo no se si de la impresión le dará otro ictus esta noche, o en los meses que vendrán, o irá a peor y se deprimira o le darán brotes psi cotice por estar ahí. Si hubiera estado ido, hubiera sido menos doloroso para el y para mi y mi hermano.Fue inhumano su forma de críarme, pero los buenos ratos que tenia era divertido y buen padre. Mis amigos no me entienden, mi pareja me intenta entender.
    Yo supongo que estoy más sensible.He vivido acoso por parte de unos familiares políticos que sabían de mis problema y creo que me ha vuelto debil
    Me siento una verdadera m con perdón
    La gente que la rodea a mi madre dice que hizo bien, y esa gente ha cuidado a los suyos en casa con cuidadoras, entre esa gente está familiares, dando lecciones. Supongo que el les caia mal el en sus épocas de fanfarrón y pasivo agresivo con ellos. Pero haberse enfrentado a el en iguales condiciones no? Yo estoy agotada y hundida. Mil gracias por leerme y llegar hasta el final.Estas webs son muy muy de ayuda, muy necesarias.Sois unos ángeles

    Amanda

    ____tercera parte


    GRACIAS

    ResponderEliminar
  21. Un inciso. Si mi madre estuviera sola con sus hijos esto no hubiera pasado tan urgente y tan drástico. En enero le dieron hemorragias por la boca por un anticoagulante y no paso nada, hace dos años se dio en la cabeza y se rompió un diente y bo paso nada, no sé hablo de centros fijos en ningún momento. Que ha cambiado? Todo seguía normal, incluso yo iba s ayudar en una semana. Y retrasar cirujia. Aquí ha pasado que mi madre ha magnificado todo. Se ha quejado por detrás, y vecinos que ni lo han ido a visitar viviendo allí diez años, y viendo lo bajar y subir escaleras y no pasaba nada, y familiares femeninos que le tenían rencor a mi padre por ser como fue en su juventud la presionaron soterrada mente mediante comentarios manipuladores, para que ella decidiera eso. Mi hermano nunca lo había visto cuando le dan esas bajadas normales en su enfermedad que no es más q debilidad con mareos una vez cada veinte días y se asustó. Mientras han pasado ya 32 horas llamé por teléfono a mi madre h bermano, y está confundiendo datos y personas y nombrando a fallecidos. Esto no le ha pasado nunca. Creo que se impresionó y se hundió. Le dijo al director que lo habían dejado tirado ayer. Pasó de lucidez a decir disparates en 24 horas. Amanda 4 parte y última

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias a ti Amanda. Te aseguro que estas vivencias como la que tú nos cuentas, ayudan a muchas personas, sobre les ayuda a sentirse más acompañadas y entendidas.
    Entiendo tu dolor, es muy duro tomar decisiones que a veces no dependen de uno mismo. Y aunque tu padre no haya sido un buen padre, no puedes evitar quererle y sobre todo protegerle. Pero debes entender que se está deteriorando progresivamente, y que tu madre ya no puede hacerse cargo de él. Ahora está en un centro, está atendido, cuidado por profesionales y tú puedes ir todo el tiempo que quieras a verle y a regalarle un poco de tu tiempo, que te aseguro que es lo que más va a valorar. Poco a poco irás conociendo a los profesionales del centro, a confiar en ellos y comenzarás a sentirte mejor. Busca al psicólogo o a la psicóloga del centro, seguro que puede ayudarte en este proceso de adaptación. Mucho ánimo Amanda.

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias Susana por tus palabras. Pero no lo veo. Sigue apagado, perfil bajo, no me mira, esta enfadado, ha dado un bajón, el estaba consciente de todo, y aún lo está, el piensa que lo vamos a dejar morir de pena allí, yo lo pienso también. Hay que contemplarse otras opciones y en ningún caso se pretende carga a mi madre, al contrario, se, pre se la ha ayudado y aliviado. Ella es una psicopata narcisista integrada. Y en su vida ha primado más su reputación que sus hijos, repito que se quitaba de en medio y no nos protegía y mi abuela si. Ella está estupenda, con energía yendo y viniendo y no para, va a alguna fiesta, comidas etc, que me parece de lujo, porque yo la quiero y quiero lo mejor para ella. A ella se la ha acompañado muchísimo y más cuando ha estado mal. Palabras del oncólogo usted está perfecta pero viene a la it una vez al mes. Que haga vida normal y sea independiente me dijo el medico, así ha sido. No es grave. Y yo me ofrezco a cuidarlo, con todo un volumen de terapeutas a domicilio, incluido psicólogos, fisioterapia, etc, sacarlo a todos lados y que disfrute un poquito. Mi pareja tiene buenas referencias, trabaja en sanidad, en rama geriátrica entre otras, sabemos lo que hacemos. Aún así le daré tiempo. Pero me niego a que se muera de pena allí, mi hermano no empatizo con el porque le tiene rencor, pero no le maltrato, a mi madre tampoco. La acosada fui yo. Y no quiero ponerme como víctima ni la mejor, al contrario, soy una chica más bien discreta y tímida. Solo quiero lo mejor para todos. Sobre acoso moral y psicópatas narcisistas hay buenos profesionales con buenas obras entre ellos, Hirigoyen, Iñaqui Piñuel, Alice Miller, etc he sufrido mucho desde niña y luego con enfermedades, aún así estoy dispuesta a ayudarlos. Entiendo la entrada del blog y su temática, pero también que se vea que hay una gran parte de la sociedad que quiere a sus viejecitos en casa. Como toda la vida se ha hecho. Y cuando sea imposible y este muy ido y muy mal se plantearía otra cosa. Mil gracias de todas maneras. Posdata yo les perdone a los dos, no me manejo en el rencor, no sé lo que es

    ResponderEliminar
  24. Hola yo soy de mexico me da tranquilidad leer todos estos comentarios. Mi situacion es que yo soy hija unica tengo 35 años y tengo una beba de 1 año y un niño de 5 años ,mi mama vive conmigo hace casi 5 años y ella fue diagnosticada por el neurologo por alzhaimer y demencia vascular ella tiene 80 años..hace 1 año se cayo y se fracturo la cadera y x su problema de demencia ya tubo 2 cirugias y sele movio la protesis.cuando ella estubo internada yo estaba internada de cesarea x el nacimiento de mi niña y fue una situacion muy dificil para mi ya que tuve q contratar personas para que mela cuidaran yfue mucho gasto..el unico q trabaja es mi esposo..la familia ayudo un poco pero realmente nadie me apoya en los cuidados de mi mama ya que viven a 4 hrs de donde yo vivo pero me di cuenta q cuando voy a su ciudad de visita como sea nadie me ayuda con mi mama para yo poder estar aunque sea 2 dias tranquila con mis niños y esposo ..gracias a Dios el neurologo mela estabilizo pq despues dela caida le cambio su personalidad sela pasaba gritando y no dormia nada y para mi era desgastante con mis dos hijos pequeños y ella en esa situacion..ami me empezaba a bajar la presion pero gracias a Dios pude controlarme y gracias al medicamentobmi mama esta estable pero sigue en cama y se sigue deteriorando eh notado q sus manos ya no las cierra muy bien y apenas y agarra una cuchara ..ella depende totalmente de mi y mis niños tambien y aveces tengo q salir ala escuela de mi niño o al doctor con mis niños etc y mi mama se queda sola y siempre ando angustiada x esa situacion y x verla deteriorada y q yo no tenga tiempo de llevarla a rehabilitar..en 2 dias me la aceptaran en un asilo ella va ingresar 1 mes de prueba me dijeron q sino se adapta nola pueden teber ai..pero si me duele mucho hay noches q lloro sola pq yo quisiera poder atenderla y no puedo ..eh recibido criticas dela familia pero ellos no se dan cuenta todo lo q yo hago por mi mama y ootros familiares si me apoyan.yo solo les dije q yo solo quiero lo mejor para ella y mi familia ,jamas la dejaria en un lugar donde la traten mal.el lugar al q ingresara esta muy bonito grande veo muy buen trato tienen clinica dental. de rehabilitacion pscologa enfermera,trabajo social,doctor etc y las actividaded q tienen todos los dias..cosa que conmigo no tiene...nose si es lo correcto lo q hago ..no se q vaya a pasar en 2 dias q la deje ai y solo tendre q esperar a que pase el mes para ver si se queda definitivo o se regresa conmigo .. tengo muchos sentimientos..necesito ayuda.

    ResponderEliminar
  25. Hola Susana, decirte que soy Amanda. Mi padre murió a los 4 días de estar en la residencia. Esa pena me la llevaré conmigo siempre. Eran 8 contra 2. Me quedo con sus palabras "vámonos ya, yo puedo andar, esto que es, llevenme a mi casa". Los psicólogos no pueden permitirse el lujo de ser políticamente correctos, se tiene que moja. De ahí, la diferencia entre grandes psicólogos , y mediocres. Deberían hacer una criba, un examen previo como con los policías, y si no se está apto no se saca la carrera. Muchas negligencias psiquiátricas y psicologicas por el camino,y muy pasta gastada y reputación hundida. Para que pongáis los diagnósticos sacados de Disneylandia. Mi padre murió de pena. Y eso no me lo quita nadie. De todas maneras gracias, y recapacita cuando des una opinión. No es solo una carrera universitaria, unas prácticas, un trabajo y diagnosticar y opinar a diestro y siniestro. Es escuchar con el corazón, y ser imparcial. Y si no se puede con la profesión, hay miles de trabajos ligados a la psicología que no hace falta siempre optar por la clínica. Se que te vas a defender, estas en tu derecho. Gracias repito de todas maneras. Un saludo. Amanda Madrid

    ResponderEliminar
  26. Mi padre lleva casi 4 meses en una residencia... es posible ( según el personal y mi hermano que lo ve más a menudo) que el este un poquito mejor y más tranquilo, pero yo estoy igual de mal y estoy probando con terapia porque, aunque no me arrepiento de la décision tomada y se que es lo mejor que podíamos hacer por el, no se como voy a poder vivir con esta sensación de tristeza y de anxiedad que me invade día y noche. Encima esta lejos y no puedo ir a verle apenas ( yo vivo en otro país) y existe un problema con mi madre ya que el no ha querido verla, cuando se han visto, el se ha portado muy mal con ella y ahora ella tiene miedo en ir a visitarle, miedo a que le rechace y miedo a provocar más confusión en el. No se que hacer, estoy totalmente perdida en esta situación.

    ResponderEliminar
  27. Mi madre sufre de demencias senil, a ella la estuve cuidadoso durante seis años y como bien se sabe su enfermedad es degenerativa de tal manera que ella sufría de cambios en su estado de ánimo, su carácter cambiaba de enojo a triste, en ocaciones depresivo, algunos años la estabilizó la psiquiatría pero con el tiempo no presentaba nada de mejoría la psiquiatra le ajustaba la medicación pero ella no dormía, después se llevó a otro médico él a mantuvo estable pero no lograba conciliar el sueño y así era todo el tiempo, la falta de sueño hizo que mi estado de ánimo cambiara, devo reconocer que mi carácter se volvió ostil, finalmente ella se calló y se rompió la muñeca, la intervinieron, todo salió bien pero su insomnio seguía a veces solo dormía una o dos horas, perdón que lo diga pero me salí de control la regañaba pero pues ahora que ya la llevamos a una estancia la extraño y vienen a mi mente todos esos momentos que pasamos junto a ella, ahí es cuando me da mucha melancolía, lloro como magdalena y quisiera que nunca se enfermara como ahora, que solo tiene recuerdos,!pero los más malos

    ResponderEliminar